Una pareja abandona a su hija adoptiva tras descubrir que es una mujer con enanismo que quería matarlos.

Los papeles de adopción de Natalia Grace decían que tenía siete años, pero en realidad tenía 22. Ahora, los padres, imputados por abandono, han contado cómo la ‘niña’ les amenazaba y les hacía vivir como en una película de terror.

La historia de Kristine y Michael Barnett recuerda a la trama de la película ‘La huérfana’. En 2010, el matrimonio de Indiana, Estados Unidos, decidió adoptar a Natalia, una niña ucraniana de siete años.

Sin embargo, lo que no sabían entonces era que, en realidad, se trataba de una mujer de 22 años con enanismo que se hacía pasar por una menor. Ahora, la madre, que está imputada junto a su marido por abandonar a la ‘niña’, ha declarado que esta quería matarlos.

Cuando la pareja adoptó a Natalia Grace, sus papeles decían que tenía siete años, pero esto no era verdad, se trataba de un fraude. Sus padres empezaron a darse cuenta de que algo raro pasaba cuando notaron que utilizaba un vocabulario que no se correspondía con su edad y tenía la menstruación.

Estas sospechas fueron confirmadas por un médico que, ya en 2011, aseguró que tenía más de 18 años. El especialista dejó por escrito en una carta que la edad de su hija era «claramente inexacta», un hecho que comprobó a través de los registros dentales y el desarrollo sexual de Natalia.

Ahora, este texto forma parte de la defensa de los padres, que están imputados por la justicia de Estados Unidos por abandonara la ‘niña’ en 2016. Pero la pareja ha declarado que ellos son las verdaderas víctimas.

La madre adoptiva ha relatado como, presuntamente, Natalia se ponía de pie junto a ellos en mitad de la noche y les impedía dormir. «Saltaba de coches en movimiento. Esparcía sangre por espejos», ha añadido.

La pareja, que recibía amenazas constantes, tuvo que esconder los objetos afilados. «Le vi poner químicos, lejía en mi café y le pregunté: ‘¿Qué haces?’. Ella me dijo: ‘Estoy intentando envenenarte'», recuerda Barnett .

«Los medios me acusan de ser una maltratadora de niños, pero no hay ninguna niña aquí», ha apuntado la mujer. Barnett se encuentra en libertad tras entregarse y pagar una fianza de 5.500 dólares.

Difunde la noticia

Autor entrada: Fabiola Bernhardt

Fabiola Bernhardt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *