Hospital San Roque: Un «lugar especial» que alivia a mamás y papás con hijos en terapia intensiva.

Funciona en el Hospital San Roque de Paraná y allí pasan sus horas, padres y madres, esperando la pronta recuperación de sus hijos.  Al nosocomio llegan muchos pacientes que son del interior de la provincia.

Son familias que deben pasar todo el día en el nosocomio paranaense y que cuentan con pocos minutos para ver a sus hijos en el horario establecido. Este espacio, una sala familiar, permite que padres y madres puedan quedarse allí y no tengan que andar deambulando por los pasillos del hospital.

Este espacio funciona en el tercer piso del Hospital Materno Infantil San Roque.

A la institución llegan muchas familias que no son de Paraná y deben estar semanas o meses junto con sus hijos internados en terapia intensiva, por lo cual no pueden volverse a sus hogares.

Jonathan es de Bovril. «Hace diez días que llegamos a Paraná, con nuestro hijo. Nos hemos hecho muy compañeros entre todos los padres y madres que están acá, nos ayudamos entre todos. Compartimos mate, comida, bizcochos; todo lo que se compra se comparte».

Este martes por la noche cenaron guiso de arroz. «Gracias a la cocina del hospital, podemos comer acá. Cada papá o mamá busca su plato y nos sentamos en esta sala para compartir la comida«, dijo otro de los padres que busca atemperar la espera por la recuperación de su hijo, en Paraná.

Noa tiene tres años, es de Chajarí. «Hace tres días lo trajimos», dijo su mamá. «Tiene un virus en el estómago e hizo una convulsión producto de la misma afección. Ahora está estabilizado, ha hecho un progreso enorme desde que lo trajimos», agregó.

Otra de las pacientes, internada en el hospital es de Nogoyá. «Mi nena estuvo en terapia dos semanas, ya la pasaron de sala. Está bien. Ya pasamos por el susto. Pero vengo a pasar el tiempo con esta gente, en este lugar, porque nos hicimos muy compañeros», dijo el papá de la niña hospitalizada, que decidió «compartir unos mates» con los padres de los otros chicos internados.

«No hay una sala de estar como esta en otros lugares del hospital. Hay una casita para mujeres, pero faltaría una casa para hombres, para higienizarnos no tenemos dónde hacerlo», dijo otro de los papás, presentes en el lugar

Difunde la noticia

Autor entrada: Fabiola Bernhardt

Fabiola Bernhardt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *