Tres mujeres vivieron una noche de terror.

Delincuentes las asaltaron mientras dormían. Desvalijaron la casa. Fugaron en el auto de una de las víctimas.

Estaba durmiendo cuando siento que alguien me despierta y me tapa la cara con una campera. Luego escucho la voz de un hombre que me dice: no grites, esto es un robo, dice Cristina (76) aún sin poder salir de la conmoción.

Es que hace apenas unas horas esta vecina de barrio María Selva, junto a su hija (una mujer de 54 años) y su nieta (una adolescente, de 17) vivieron una pesadilla a manos de tres delincuentes que ingresaron a su domicilio de Alberdi 6500.

Las tres ocupantes de la casa recibieron idéntico trato por parte de los rufianes que las sorprendieron mientras dormían.

Todo parece indicar que los malvivientes contaban con alguna llave maestra u otro elemento similar, por cuanto no violentaron ninguna abertura del inmueble.

En forma simultánea las víctimas fueron reducidas y luego encerradas en uno de los dormitorios.

A partir de entonces los intrusos dieron rienda suelta a toda su locura en busca de dinero y objetos de valor. En esa tarea los malvivientes “dieron vuelta” gran parte de los muebles.

La voracidad delictiva alcanzó tal magnitud que además de vaciar cajones y levantar colchones, hasta llegaron a tumbar un ropero.

“Profesionales”

“Ni bien nos atacaron pregunté dónde está mi nieta. Y me contestaron que estaba bien. A todo esto veo a otros tipos que estaban con mi hija y la estaba hostigando. Le decían ‘¡¿dónde está la plata, dónde está la plata!, comentó la dueña de casa.

“Una vez que nos encerraron en una pieza, apareció un muchacho que nos dice: quédense tranquilas que yo las voy a cuidar. No les va a pasar nada porque somos profesionales’.

Mientras tanto los otros tipos dieron vuelta la casa. Se llevaron lo que quisieron, aunque lo que ellos buscaban era plata.

Desvalijados

Más adelante la mujer reveló que “nos sacaron dos televisores, muchos elementos de informática, dinero, alhajas, ropas, etc. Y para rematar cargaron todo lo robado en el auto de mi hija, un Citroen C3, vehículo con el que fugaron.

Antes de irse nos dijeron: quédense quietas y no salgan hasta dentro de 15 minutos. Nosotras hicimos caso pero cuando quisimos llamar a la policía no pudimos porque se habían llevado los teléfono celulares y habían cortado la línea del teléfono fijo.

Finalmente fuimos hasta lo de un vecino y pedimos auxilio”, cerró.

Recuperaron el auto

Agentes policiales lograron recuperar el Citroen C 3 robado en la madrugada del jueves de la vivienda de Alberdi al 6500. Poco antes del mediodía el rodado fue detectado en la zona de Facundo Zuviría y P. Ferré. Allí uniformados del Comando Radioeléctrico intentaron interceptarlo pero su conductor se dio a la fuga, a la vez que abrió fuego contra los policías. Tras un intercambio de disparos se inició una feroz persecución que culminó en 4 de Enero y P. Colodrero tras colisionar el Citroen contra una moto y un coche particular. Quien estaba al mando del rodado fue trasladado detenido a un dependencia policial.

Difunde la noticia

Autor entrada: Fabiola Bernhardt

Fabiola Bernhardt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *